lunes, 24 de agosto de 2009

El otro Larsson


Empujado por la curiosidad que le asalta a uno cuando ve que uno de cada dos libros que están leyendo los pasajeros del transporte público son el mismo (y por una curiosa apreciación de un amigo), decidí leer el best-seller Los hombres que no amaban a las mujeres (Stieg Larsson, Destino).

Al igual que Tanaka Ken, no esperaba nada; mi curiosidad se centraba únicamente en descubrir cuál era motivo que había empujado a tanta gente (ahora que yo iba a engordar esa lista) a leer ese libro en concreto.

Empecemos por reconocer rápidamente que, tras haberla leído, las razones que han llevado al éxito a la novela siguen siendo desconocidas para mí. La opinión que he oído repetida más veces entre amigos que la habían leído (o que se disponían a hacerlo) era que estaba bien escrita “a pesar de ser un best-seller”. Es cierto que hay libros que le ponen a uno los pelos de punta, otros que escasamente sirven para sostener tablones e incluso los hay que uno quisiera emplearlos de forma contundente contra su escritor (o mejor, a su editor). Los hombres… no entra dentro de esa categoría, del mismo modo que no es un libro que esté bien escrito. Porque si por escribir bien entendemos hacerlo correctamente, hasta ahí el traductor del original no ha descuidado su ortografía ni su sintaxis, mas cuando decimos “bien escrito” refiriéndonos a una novela (y los best-sellers lo son en no menor medida que cualquiera otra) lo hacemos en términos literarios. Y ahí no puedo estar de acuerdo: 665 páginas de logorrea sin una mala elipsis o un sobrentendido para alegrarnos un poco no justifican esa consideración.

Otra cosa hubiera sido que el libro fuese vulgar pero estuviera repleto de situaciones y personajes sorprendentes. Pero de nuevo no es así. Todo parece sacado de fórmulas vistas mil veces en las películas de (o con) psicópatas (en ese sentido imagino que la adaptación cinematográfica debió resultarles particularmente sencilla a sus guionistas) con el añadido de que todos los personajes que son “buenos” -y hay muy pocas comillas que poner en lo referente a la condición de buenos o malos de los personajes de la trama- se entienden a la perfección y enseguida se llevan bien. Luego viene el tema del sexo, naturalmente, el motivo que impulsa la violencia. No estamos frente a los tabúes de hace 100 años, pues el protagonista comparte mujer y la protagonista es medio lesbiana (“nunca le dedicó tiempo a reflexionar si era hetero, homo o, incluso, bisexual”), pero estos aparecen convenientemente sustituidos por el sadismo y el incesto.

Tal vez haya algo original en el personaje de Lisbeth Salander. Lo que pasa es que si vas a poner de protagonista a un personaje que es autista a tiempo parcial tendría más gracia que le hubieses dado la voz a ella en lugar de tener al narrador omnisciente explicando constantemente de qué manera la ve todo el mundo.

Todo sea dicho, si Larsson hubiera seguido mi consejo no habría vendido ni la cuarta parte de lo que ha vendido.

Visto lo visto, para mí, Larsson sigue habiendo sólo uno, Henrik.

3 comentarios:

Mudo dijo...

La única cosa en la que no estoy de acuerdo es en la apreciación final de que de seguir tus consejos no hubiera vendido tanto. Creo que el libro sería igualmente digerible e inteligible para su target (si es que este hombre un día se sentó en su escritorio y dijo: Voy a escribir un best seller) de tener las elipsis que añoramos. Y para los que no somos su target, 200 páginas menos (lo que le sobra para contar lo que quiere) me hubieran estimulado algo para leer esas otras dos partes que no me voy a leer.

Otro tema que da para una charla magistral es la maniobra editorial de llamar a los tres tochos "Trilogía de culto". Desde la conversión de cada esquina de una ciudad en "lugar emblemático" el castellano está en manos de las perversiones publicitarias.

CARLOS AGUILERA dijo...

Lo intentaron con "Hormigas en la boca: un clásico de cine negro de Mariano Barroso", pero no les salió.

P.S.: yo tampoco tengo intención de leer los dos siguientes.

Brasas dijo...

Hola, Carlos y compañía. Yo no leí ningún libro de Larsson. Desde la primera noticia que tuve de ellos por la radio, en una reseña con alusiones a la muerte del joven autor, y a que iba a ser una trilogía y una película... desde el principio me pareció que se estaba queriendo gestar un fenómeno de masas en plan Harry Potter pero "para adultos" (por así decir).
En realidad yo creo que esto se inscribe en un fenómeno general de infantilización de la sociedad, (como cuando se ve que las video-consolas para niños y adolescentes suponen un negocio descomunal, y se intenta exportar ese mismo vicio a los adultos, e incluso a los ancianos, mediante patéticos "brain trainers" y demás aparatejos).
De todas formas, el arte y la cultura no son más que maneras de SOCIALIZAR, y es comprensible que la gente prefiera consumir una novela, -((o una música, o un programa de televisión o una película))- que llega a millones de personas, -aunque sea una puta mierda- ...antes que consumir obras maravillosas pero demodé que luego no puedes comentar con casi nadie.